«Decimos que una persona se encuentra en el centro de sí misma en su vivir y convivir cotidiano cuando la vemos actuar desde su autonomía reflexiva y de acción en un fluir sin-esfuerzo, en la armonía interna que se vive en el dominio del amar».

 

Fragmento de: Humberto Maturana Romesín, Ximena Dávila Yáñez. “El Arbol del Vivir”.

 

 

Contenido Relacionado

Bien-estar
Conciencia y darse cuenta
Reflexionar

Responder