Ciencia y Filosofía desde la Biología-Cultural

Por el año 1998 Humberto Maturana se encuentra con Ximena Dávila el año 1998, en que ella le dice a Humberto: “Doc, he hecho un descubrimiento. Me he dado cuenta que todo dolor y sufrimiento por el que se pide ayuda relacional, es siempre de origen cultural”. Esta fue una revelación porque Ximena le mostró a Humberto que lo cultural y lo biológico iban juntos, de una manera inseparable. Desde ahí, ambos se dieron cuenta que tenían que volver a pensar la naturaleza del vivir y convivir humano. Este es el primer hito de este encuentro reflexivo y que dió paso a la fundación de Matríztica el año 2000, como una escuela de pensamiento y reflexión del sur del mundo. 

Ya en los primeros años de Matríztica como organización, Humberto y Ximena, junto a los colaboradores de aquel momento, se encontraban en distintos espacios de conversación reflexiva en la expansión del entendimiento de lo que hoy conocemos como biología-cultural. A lo largo de esta clase de conversaciones y trabajo conjunto, han ido apareciendo distintos hitos y entendimientos fundamentales. Ahora quisiera enumerar tres hitos más, de los tantos momentos significativos y transformadores que la Biología-cultural nos ofrece. 

El segundo de estos cuatro hitos corresponde a la distinción entre la configuración de sentires íntimos y emociones. En el entendimiento de la Biología del Amor, las emociones eran entendidas como la clase de conductas relacionales, que comprendían en su evocación la dimensión fisiológica como también la relacional. Todo esto, dado que todo fenómeno humano era entendido como un fenómeno biológico. Sin embargo, cuando comienza a surgir con presencia el ámbito cultural, que va junto a la biología de manera inseparable, aparece la mirada a aquello que se siente y que no se puede describir. Aquello que se siente es la configuración sensorial íntima de cada persona que guía lo que si describimos, que es la conducta y el pensar de la persona. Así aparece el darse cuenta de que la configuración de sentires íntimos es el fundamento que orienta y guía la conducta de todo ser vivo. 

Más adelante, en las conversaciones entre Humberto y Ximena, durante un buen tiempo buscaron una manera más simple de hacer referencia al amor sin que apareciese el sentimentalismo romántico que ha teñido el entendimiento de la naturaleza del amor. Es en esta búsqueda en que se dan cuenta de que el hacer del amor es el dejar aparecer. Un dejar aparecer que surge sin exigencias, sin expectativas, y por lo tanto, amplía el ver. Este es un tercer hito que compartimos con ustedes.  

Por último, la crisis que estamos experimentado a nivel mundial desde marzo del 2020, nos ha permitido constatar que organismo y su nicho ecológico cambian juntos, en un fenómeno que llamamos acoplamiento estructural. Si no seguimos las medidas de distanciamiento físico, abrimos paso a que este nuevo virus pase de una persona a otra, impactando en su fisiología de modo que esta se desarmoniza. Esto nos revela que el entendimiento de la unidad ecológica organismo nicho, nos permite ver la naturaleza de la deriva de transformaciones históricas de los organismos y sus circunstancias. Esto, desde nuestros deseos es favorable o desfavorable para nosotros, de acuerdo a lo que queremos conservar. Este entendimiento es el cuarto hito que queremos compartir con ustedes. 

¿Qué distinciones resuenan en tí? ¿Qué deseas conservar?