Nosotros los seres humanos somos el presente de 4 millones de años de conservación del vivir de la especie humana. Cada uno de nosotros es el presente de esa historia gigantesca. El resultado de nuestro modo de vida como humanidad, querámoslo o no, es también el resultado de lo que hacemos día a día. Y cuando observamos nuestro día a día vemos distintos gestos de sensibilidad democrática, como también vemos gestos de la cultura patriciarcal-matriarcal que se ha conservado. Como humanidad, en distintos lugares del planeta comienzan a manifestarse distintas expresiones de un despertar de consciencia sobre nuestra responsabilidad humana en nuestro habitar este planeta. Estamos en un momento crucial en que debemos escoger qué queremos conservar. 

Desde su nacimiento, hace 20 años, como Matríztica hemos enfocado nuestro trabajo en el entendimiento de lo humano, desplegando los marcos fundamentales de comprensión para el trabajo colaborativo, la innovación y la generación conjunta de valor para las organizaciones y bienestar para las personas. Gracias al aporte de nuestros co-fundadores en su desarrollo de trabajo en lo individual y lo que han realizado en conjunto desde Matríztica, ha generado una reconocida trayectoria de investigación científica y reflexiones filosóficas, lo que ha impactado varios campos del conocimiento como la cibernética, teoría de sistemas, management, psicología, entre otros.

Hoy como Matríztica, hacemos la declaración de querer conservar en el avanzar hacia la construcción de una sociedad más ética e inclusiva. Consolidamos nuestro propósito de colaborar con las organizaciones para contribuir a la emergencia de una cultura organizacional que busque resultados superiores, en la creación conjunta de valor para las organizaciones y bienestar para las personas. Todo esto, lo hacemos sustentado en nuestro track-record de más de 20 años acompañando a personas en el expandir su autonomía reflexiva y acciones colaborativas para convivir en un mayor bienestar profesional, personal y colectivo. 

Sabemos que los desafíos que tenemos por delante como humanidad y como Matríztica no son menores, sin embargo tenemos la constatación de que es posible cada día. Lo vemos en nuestros procesos de formación, en la transformación significativa de la vida de las personas, lo vemos en los cambios culturales que surgen en las organizaciones. Sabemos que todo cambio cultural comienza por una transformación individual, lo constatamos también en el cambio cultural que vivimos dentro de Matríztica y que vivimos en la colaboración con las organizaciones con quienes trabajamos. 

Es desde este espacio de distinciones que me alegro de invitarlos a formar parte de esta nueva era de consciencia acerca de lo que hacemos. Es desde la invitación a formar parte de escribir esta historia, nuestra historia. Hoy ha llegado el momento en que colaborar no es importante, sino que lo más importante que podemos hacer, para ampliar el bienestar del presente de esta historia de 4 millones de años, y para fortalecer las condiciones de subsistencia de las futuras generaciones.